Zeptolab escoge el 22@ para instalar su nueva sede corporativa en Barcelona

768
Haga click para ampliar

La compañía de videojuegos británica Zeptolab, fundada en 2009, ha escogido el distrito barcelonés del 22@ para ubicar su nueva sede corporativa en España. Concretamente, la compañía responsable de éxitos como ‘Cut the Rope’, ‘Cats’ o ‘King of Thieves’ se mudará al entorno de Les Glòries, al edificio situado en Avenida Diagonal 177, propiedad de Mediapro, donde ocupará 925 metros cuadrados.  

La operación ha sido asesorada por las consultoras inmobiliarias Cushman & Wakefield y Forcadell. Cushman & Wakefield también asesoró a la compañía en su desembarco en Barcelona hace 3 tres años, en esa ocasión en la Torre Mapfre. Zeptolab ha valorado la ubicación, la calidad del edificio y el entorno empresarial, que cuenta con otras empresas tecnológicas como Social Point, King, Hewlett Packard, WeWork, Amazon o Privalia.  

El distrito 22@ se ha convertido, tras 20 años de actividad, en el mercado de oficinas más demandado por usuarios e inversores en Barcelona, con unas cifras de contratación media desde 2015 en torno a los 75.000 metros cuadrados, y que cuenta con más de 8.800 empresas y 93.000 trabajadores.  

La consultora inmobiliaria de las empresas “tech” 

Cushman & Wakefield se ha posicionado a lo largo de los últimos años como la consultora de las empresas tecnológicas a la hora de escoger sede en España o desarrollar servicios inmobiliarios. La consultora se ha encargado de gestionar en Madrid proyectos como la nueva sede de Huawei (21.000 m2 en Castellana Norte), o el alquiler de 17.000 m2 para Ericsson en el Milenium Business Park; y en Barcelona se ha encargado de la llegada de Schibsted (8.000 m2) y King (9.000 m2) al edificio del 22@ Ciutat de Granada 150, o de asesorar en el alquiler de 4.700 m2 de Criteo a la Torre Mapfre.  

Cushman & Wakefield ha asesorado en renovaciones de contrato y servicios inmobiliarios para otras compañías punteras como Sony, Oracle, Vodafone, Sage, o Facebook, entre otras.  

Lea la noticia en La Vanguardia