Sant Cugat del Vallès registra un volumen de contratación de oficinas récord con más de 130.000 m² contratados en los últimos tres años

Haga click para ampliar

Cushman & Wakefield ha desvelado las principales cifras de contratación de oficinas en Sant Cugat en los últimos años a través de su último informe “Marketshot”. Según este, Sant Cugat del Vallès se consolida como el submercado de oficinas más demandado de la periferia de Barcelona, no sólo por volumen de usuarios, sino también por inversores y promotores, con un espacio contratado en los últimos tres años superior a los 130.000 m2, llegando a registrar un récord anual de contratación en 2015, superando de los 75.000 m2.

La demanda de oficinas en Sant Cugat está enfocada en un 93% a producto prime de calidad A. El 96% de la superficie contratada se ubica en edificios clasificados como A/B+, lo que provoca una disponibilidad muy limitada en la zona (25.500 m²), que a cierre del cuarto trimestre del año disminuía un 39% respecto al año anterior.

Demanda activa y selectiva

Sant Cugat del Vallès ha tenido en los últimos años un papel fundamental en la ampliación del stock de oficinas de Barcelona, pasando de ser una ciudad dormitorio a un núcleo de actividad del sector servicios, aglutinando trabajadores y residentes. Su consolidación como distrito financiero es una realidad al contar con más de 3.100 empresas instaladas, 49 hectáreas de Business Parks y más de 62.000 puestos de trabajo.

Sant Cugat ha tenido siempre un rol relevante en las cifras de contratación de oficinas de Barcelona. En los años 2015 y 2016, por ejemplo, se cerraron en Sant Cugat un total de 54 operaciones de alquiler, sumando 104.000 m² (27% del total de Barcelona). Las operaciones más importantes, incluyendo llaves en mano, en cuanto a tamaño en estos ejercicios fueron: Stradivarius (26.400 m²), Laboratorios Echevarne (12.000 m²), Mapfre (10.000 m²) y Natura Bissé Internacional (9.200 m²). 

Si bien el submercado mantiene el tono, la absorción en 2017 no ha llegado a superar los 22.000 m2 (6% del total contratado en Barcelona), aunque es una cifra que no sorprende debido a que los niveles de oferta han ido decreciendo. Las grandes demandas han encontrado en esta zona opciones para instalar sus oficinas. Los sectores farmacéutico, I+D, conocimiento y tecnología ponen el foco en Sant Cugat debido a los servicios, comunicaciones y a la calidad técnica de los edificios, pero también al encontrar un ecosistema potente con centros de conocimiento e innovación como Esadecréapolis.

La operación de alquiler media en Sant Cugat desde 2015 se sitúa alrededor de los 1.800 m2, cuando entre 2010 y 2014 era de 750 m2. También contrasta con el resto de Barcelona, cuyo tamaño medio se encuentra entre los 450 m2 y los 1.000 m2. No hay una demanda destacable para espacios inferiores a los 250 m2 en Sant Cugat, ya que principalmente esta demanda está enfocada en espacios ubicados en la ciudad de Barcelona.

Escasa disponibilidad

El parque de oficinas actual de la zona cuenta con medio millón de metros cuadrados. Tratándose de un stock relativamente nuevo, la superficie es de calidad alta/media, con edificios de tipo A/B+ y B. La superficie disponible en Sant Cugat, a cierre del cuarto trimestre del año, es de tan sólo 25.500 m2, lo que supone un 4,9% de tasa de disponibilidad. 

La reducción de oficinas vacías de la zona es espectacular. El descenso de superficie vacía desde 2010 ha sido de 17.000 m2 anuales de media, pasando de una tasa de disponibilidad del 30% en 2010 a una del 5% en la actualidad.

En Sant Cugat hay más de 115.000 m2 potenciales de techo de oficinas, de los cuales 100.000 m2 se encuentra ubicados en suelo finalista sin fecha de inicio. El potencial de crecimiento de stock de la zona es importante, y de completarse todos los proyectos, el parque de oficinas en este sub-mercado aumentaría en un 22%.

Rentas en recuperación

El aumento de la actividad del mercado de oficinas de Barcelona, el atractivo de las diferentes áreas de negocio alternativas al CBD y al Centro Ciudad, sumando a la fórmula de pre-alquileres están impulsando las rentas. En el último año, la renta máxima en periferia se incrementó en un 10%, el mínimo se mantuvo desde 2013 hasta el tercer trimestre de 2016, cuando empezó a observarse un repunte hasta hoy.

La confianza ha vuelto al mercado de inversión de la zona, con el cierre de ventas de los complejos de Vallsolana Business Park (19.600m2) y Can Ametller (28.000 m2) en los meses de marzo y agosto de este año, respectivamente.

Lea la noticia completa en El Economista