Cushman & Wakefield premiada por su implicación con el distrito 22@

514
Haga click para ampliar

La Junta Directiva de la Asociación de Empresas e Instituciones del distrito 22@ de Barcelona, 22@Network, ha decidido por unanimidad otorgar el premio “Can Canela a la implicación corporativa en el proyecto del 22@Network” a Cushman & Wakefield, líder global en servicios inmobiliarios.

El reconocimiento se ha producido a raíz del impulso que la empresa ha brindado al distrito barcelonés desde que, todavía en 1998, asesorara en la adquisición de suelo a los propietarios de uno de los edificios más emblemáticos del distrito y de la ciudad, la Torre Agbar. Ese fue el primer paso a una continuada labor facilitadora de elevado valor estratégico para fomentar la zona como destino de inversiones y negocios de resonancia internacional.

Las operaciones gestionadas por Cushman & Wakefield en la zona del 22@ han generado un movimiento de unos mil millones de euros. Algunas de las operaciones de inversión más destacadas han sido las de la Torre Agbar, de 33.210 m²; el edificio de la Avenida Diagonal 197, de 15.622 m²; Les Glòries, de 18.426 m²; y el Centro comercial Diagonal Mar, de 58.122 m². Por otro lado, entre las operaciones de alquiler más singulares encontramos las de Red Bull o Pepsico en la Torre Mapfre; Avis y Agilent en el WTC Barcelona; o ADP en el edificio Cornerstone. Además, Cushman & Wakefield se encarga de la gestión de inmuebles importantes como la Torre Diagonal Mar, de 22.469 m²; el propio Cornerstone; Diagonal 123 de 10.710m2 o Can Jaumandreu, de 16.400 m².

Oriol Barrachina, Consejero Delegado de Cushman & Wakefield en España y profundo conocedor de la realidad inmobiliaria de ese distrito, ha sido el encargado de recoger el galardón en el transcurso de la 4ª Convención Empresarial del 22@. Según Oriol Barrachina, “el futuro del distrito 22@ va estrictamente ligado al de Barcelona. Haber sido capaces de conectar este espacio simbólico de la ciudad con el talento que aportan las empresas a quienes hemos asesorado es un motivo de orgullo para Cushman & Wakefield".