La inversión inmobiliaria en retail en España crece un 117% durante el 2014

Investment Atlas 2015 info
Haga click para ampliar

La inversión inmobiliaria en retail en España ha crecido un 117% durante el 2014 y ha superado los 2.600 millones de euros, según el informe de Cushman & Wakefield sobre el mercado global de inversión International Investment Atlas, presentado hoy en la feria inmobiliaria MIPIM. Con estas cifras, el Estado Español se sitúa en la cuarta posición a nivel continental, después de lograr los mejores resultados de los últimos seis años. 

El interés de los inversores en retail se ha notado en España, sobre todo en las operaciones efectivas. Estas cerraron el año con 2.700 millones de euros, cifra que representó el 40% de la inversión total y se convirtió en el mejor dato de la década. El ejercicio que más se le acercó fue el de 2007, con cerca de 1.700 millones invertidos en esta clase de activos, tan solo el 60% de la cifra alcanzada en 2014.

A niveles europeos, los datos publicados en el informe anual de Cushman & Wakefield confirman que la inversión inmobiliaria en retail ascendió a 15.400 millones de euros en el cuarto trimestre del año pasado, representado poco cambio en comparación con el mismo período de 2013 (15.300 millones). En cuanto a la demanda, se remarca que ésta está aumentando, ya que los volúmenes anuales llegaron a los 49.200 millones de euros, el nivel más alto alcanzado desde 2007.

Las oficinas han dominado en varias áreas y ocupan el 44% de la cuota de mercado en el último trimestre del año, comparado con el 20% del retail. Otros sectores, como la hospitality, las residencias de estudiantes, el uso mixto y los centros médicos, registraron una cuota de mercado del 25%.

Los países que lideran el mercado europeo de retail siguen siendo el Reino Unido y Alemania, pese a un ligero descenso en la actividad en el año 2014 debido a una carencia de stock de calidad. Sin embargo, Francia se benefició de esta situación con un crecimiento superior al 94% y logró el tercer lugar del ranking.

España lideró los países del sur de Europa y superó a Italia, que subió un 65%, y a Portugal, que tuvo un incremento del 98%. Aun así, quienes tuvieron un crecimiento mayor fueron Irlanda (714%), República Checa (407%), Austria (328%) y los Países Bajos (207%). Si bien los acontecimientos en Ucrania han desestabilizado algunos mercados, gran parte de Europa Central y del Este tuvieron un final de año boyante, con fuertes volúmenes en retail en Hungría, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria.

Cushman & Wakefield afirma que los niveles de oferta en general están mejorando, pero que la escasez de espacio de calidad seguirá frenando el mercado en 2015. Aun así, se espera un mayor incremento en el volumen de negocio porque la política de expansión monetaria podría acelerar la compresión en las rentabilidades e incentivar estrategias de venta por parte de inversores de corto plazo. Además, también se espera una creciente demanda hacia nuevos mercados.

La mayor parte de Europa verá una economía más firme en 2015 y en particular una confianza más fuerte del consumidor. David Hutchings, Director europeo de Investment Strategy en Cushman & Wakefield, asegura: “Las condiciones en el mercado de retail serán más favorables este año gracias a menores precios del petróleo y la deflación, así como a una mejora constante del empleo. Sin embargo, una ola creciente de la demanda del consumidor no va a elevar inminentemente el mercado de retail para todos los operadores y propietarios, ya que el sector está cambiando a un ritmo más acelerado de lo normal, gracias a las ventas multicanal. Es más, el rendimiento va a estar más diferenciado por ciudades, dado que las características de espacios objetivos están directamente relacionadas en la calidad del área urbana en la que se ubican”.

Según Michael Rodda, director europeo de inversión Retail en Cushman & Wakefield: “el mercado se vio frenado el año pasado por una falta de oferta sumada a la búsqueda creciente de espacios de calidad, donde los inversores debieron salir de su zona de confort para encontrar oportunidades, o aceptar precios más altos. El sur de Europa experimentó un fuerte crecimiento en 2014 con una recuperación alimentada por la mejora de la confianza y de las oportunidades. España, en particular resaltó por el arranque de su economía y los frutos que parecen estar dando las reformas en la economía. Italia no se queda muy atrás en 2015 y el interés sigue expandiéndose en gran parte de Europa Central y del Este, a pesar de la incertidumbre de acontecimientos como los de Rusia y Ucrania”.